El regreso de Cristina Kirchner. La Nación. Jueves 14 de Abril 2016

Para los analistas, el regreso refuerza el lazo con los más fieles
Con su reaparición, Cristina apuesta a liderar la oposición; según especialistas consultados, su imagen estaba en baja

Cristina Kirchner mantiene vigencia, tras cuatro meses de silencio desde su salida de la Casa Rosada. La ex presidenta sacó provecho dela citación a indagatoria del juez Claudio Bonadio. Según analistas consultados por LA NACION, reforzó el vínculo de lealtad con su núcleo duro de seguidores e intentó mostrarse como la jefa de la oposición.

La ex mandataria arrastra una imagen positiva en caída, aunque no hay números recientes que midan el impacto del escándalo judicial de Lázaro Báez, en el que Cristina quedó sospechada e imputada. Si bien los especialistas consultados no arriesgaron el peso que su reaparición puede tener en términos de imagen, sí lo consideraron un hecho de relevancia en el actual escenario político.

“Creo que es significativo que su reaparición esté relacionada con una defensa judicial. La forma de defenderse del kirchnerismo es atacando. Esto refuerza el compromiso de un sector social minoritario que la apoya, pero en líneas generales se ve una pérdida de influencia muy grande del kirchnerismo”, opinó Alejandro Catterberg, director de Poliarquía Consultores.

jCristina en el cuarto piso de Comodoro Py.Foto:Paz Rodríguez NiellCatterberg recordó que la imagen positiva de la ex presidenta, antes de las últimas complicaciones judiciales, estaba en caída. “Viene cayendo desde la derrota de octubre, cuando estaba en 45%. En marzo estaba en 32%. Después de los escándalos, se puede suponer que estará más baja”, señaló.

“Este acto la fortalece con su propio sector”, dijo a LA NACION Ricardo Rouvier. “Pero también es una señal para el peronismo y para la oposición”, completó.

Según el director de Rouvier & Asociados, Cristina supo usufructuar el contexto judicial de su regreso a la escena pública. “Fue favorecida por Bonadio, en este escenario judicial ella puede reproducir su estilo de confrontación. Llega un mensaje de alguien que estaba afuera y vuelve”, analizó Rouvier, quien en su última medición, al 1° de marzo, tenía a Cristina con una imagen positiva que había caído, pero todavía estaba en alrededor del 45%.

Para Graciela Römer, el acto que encabezó la ex presidenta en Comodoro Py “fue una gran puesta en escena que muestra la vocación de Cristina para convertirse en líder de la oposición”. Römer subrayó que esa puesta en escena se dio en el marco de “una de las causas más débiles en cuanto a imputación a la ex presidenta”, en referencia a la investigación por la venta de dólares a futuro que lleva adelante el juez Bonadio.

“Esto refuerza el vínculo con el sector más duro del kirchnerismo, que es un espacio que está en retroceso”, destacó la directora de Graciela Römer & Asociados.

La reaparición de la ex presidenta en Buenos Aires, con su encendido discurso tras dejar un escrito en el juzgado de Bonadio, y el respaldo que tuvo de su militancia pueden traerle réditos, según planteó el consultor Raúl Aragón en diálogo con LA NACION.

“Creo que es un acierto de Cristina reaparecer en el contexto político en que lo hizo, de caída de imagen de Mauricio Macri y de críticas al Gobierno desde los sectores de bajos recursos, que fueron beneficiados por Cristina, ya sea con subsidios o planes”, afirmó Aragón.

El director de Raúl Aragón & Asociados estimó que la llegada del mensaje de Cristina puede reportarle beneficios. “Seguramente, el núcleo duro se consolidó, pero también puede haber captado a ciertos sectores periféricos, filokirchneristas, que puedan sentirse nuevamente cercanos”, planteó Aragón. El consultor destacó que la imagen positiva de la ex presidenta “estaba entre el 35 y el 40%, lo que no es poco”.

Pablo Knopoff, director de Isonomía Consultores, también subrayó la importancia que tiene para Cristina mantener centralidad en la escena política nacional y reforzar su relación con sus seguidores más acérrimos.

“En 2015 había dos ejes en la campaña electoral, Macri y Cristina. El eje de Cristina venía perdiendo espacio y aprobación. Lo que deja claro el acto de hoy [por ayer] es que sigue presente la dicotomía entre Macri y Cristina”, argumentó Knopoff.

“Tiendo a pensar que es difícil que le reporte beneficios en términos de imagen”, aclaró el encuestador. “Lo de hoy [por ayer] interpela al grueso de los ciudadanos que están conmovidos por la cosa pública”, señaló Knopoff para graficar el alcance que puede tener la reaparición pública de Cristina.

Críticas tras el discurso en Comodoro Py
Elisa Carrió

Diputada Coalición Cívica

“Dice que no la van a callar, pero ante la Justicia no habló. Es bueno que recorra el mundo esta foto ridícula”

Eduardo Amadeo

Diputado PRO

“Me parece extraño el clima festivo generado por una persona que está imputada en una causa”

Margarita Stolbizer

Diputada GEN

“¿No sería mejor que [Cristina] explicara su patrimonio y los millones que le pagó a Báez?”

Miguel Bazze

Diputado UCR

“Es una falta de respeto que Cristina pretenda compararse con Yrigoyen. Él murió en la pobreza”

Graciela Camaño

Diputada Frente Renovador

“No es mucho lo que le queda al kirchnerismo: con o sin acto, debe dar explicaciones en la Justicia”

http://www.lanacion.com.ar/1889092-para-los-analistas-el-regreso-refuerza-el-lazo-con-los-mas-fieles

https://youtu.be/gablV55Lofc?list=PL7D3BFEACC4803CF3

Opositor Macri lidera la intención de voto antes del balotage en Argentina. Periódico de México. Martes 3 de Noviembre 2015

El candidato de la oposición, Mauricio Macri, aventaja en intención de voto a su rival oficialista, Daniel Scioli, señalaron analistas y encuestadores consultados por Reuters de cara a un balotaje presidencial que podría terminar con 12 años de peronismo de centroizquierda en el poder.

Los expertos consideraron que aún es muy prematuro difundir cifras ya que todavía están procesando sus primeros sondeos tras los comicios del 25 de octubre, en los que Scioli se impuso por una diferencia tan exigua que comprometió sus chances para el balotaje que tendrá lugar en poco más de dos semanas.

Sin embargo, coincidieron en que Macri -el candidato favorito de los mercados- tiene la mayor probabilidad de lograr la presidencia tras el sorpresivo buen desempeño que tuvo en la primera rueda electoral.

“Macri tiene una ventaja en el balotaje. Mejoró su imagen y su posicionamiento porque fue la sorpresa de la elección”, dijo Roberto Bacman, titular de la consultora CEOP.

Scioli, del Frente para la Victoria que gobierna el país desde 2003, alcanzó el 36,9 por ciento de los sufragios y Macri -de la coalición Cambiemos- el 34,3 por ciento, frente al 21,3 por ciento de los votos que logró el diputado del peronismo opositor Sergio Massa.

Los votantes de Massa son ahora el botín más deseado por los candidatos. Aunque muchos podrían apoyar al oficialismo, también se espera que en el balotaje haya un fuerte rechazo a la gestión de la presidenta Cristina Fernández, que con su política de fuerte intervención estatal y su áspera retórica generó amores y odios entre los argentinos.

“Va a ser difícil para el oficialismo revertir la tendencia. Nosotros teníamos números (antes de la primera rueda) con una ventaja de Scioli en el balotaje sobre Macri de 3 o 4 puntos, pero con una diferencia inicial de 8 puntos en la primera vuelta”, dijo Mariel Fornoni, directora de la consultora Management & Fit.

“Scioli bajó 2 y Macri subió 3 puntos”, añadió para explicar que ahora es Macri quien corre con ventaja.

GOLPE PARA EL PERONISMO

La elección de octubre significó una agria derrota para el “kirchnerismo” -como se conoce al oficialismo- no sólo por las decepcionantes cifras del comicio presidencial sino porque perdió un distrito clave como la provincia de Buenos Aires, históricamente gobernada por el peronismo y actualmente por Scioli.

“Inmediatamente después de la elección se produjo una ola a favor de Cambiemos, fundamentalmente fruto del triunfo en la provincia de Buenos Aires. Lo que vimos en los primeros números (de los sondeos presidenciales) fue que había una ola ganadora de Cambiemos”, afirmó el analista Ricardo Rouvier.

Macri, un ex empresario de centroderecha que ha prometido mantener algunas políticas oficiales -como los subsidios a la pobreza y la gestión estatal de la petrolera YPF- para captar votos independientes, anunció que eliminará de raíz las restricciones sobre los mercados de cambio y de granos.

Scioli, un político moderado y más amigable con los mercados que la presidenta Fernández, anunció modificaciones graduales sobre las regulaciones oficiales que, según empresarios, son la causa de la falta de inversión que sufre el país, lo que derivó en un estancamiento de la economía y una alta inflación.

“Ganó Scioli, pero la sensación en la calle es que ganó Macri. Scioli ha mermado sus posibilidades, que ahora van a depender de cuánto pueda diferenciarse de Cristina (Fernández) y cuán creíble sea eso. Es muy difícil, pero nada es imposible”, destacó la analista Graciela Römer.

http://elperiodicodemexico.com/nota.php?id=814213

 

https://www.youtube.com/watch?v=wUTDC7Xw51w

Macri lidera intención de voto previo al balotaje en Argentina. América y Economía. Martes 3 de Noviembre, 2015

Los expertos consideraron que aún es muy prematuro difundir cifras ya que todavía están procesando sus primeros sondeos tras los comicios del 25 de octubre, en los que Scioli se impuso por una diferencia tan exigua que comprometió sus chances.

Buenos Aires. El candidato de la oposición, Mauricio Macri, aventaja en intención de voto a su rival oficialista, Daniel Scioli, señalaron analistas y encuestadores consultados por Reuters de cara a un balotaje presidencial que podría terminar con 12 años de peronismo de centroizquierda en el poder

Los expertos consideraron que aún es muy prematuro difundir cifras ya que todavía están procesando sus primeros sondeos tras los comicios del 25 de octubre, en los que Scioli se impuso por una diferencia tan exigua que comprometió sus chances para el balotaje que tendrá lugar en poco más de dos semanas.

Sin embargo, coincidieron en que Macri -el candidato favorito de los mercados- tiene la mayor probabilidad de lograr la presidencia tras el sorpresivo buen desempeño que tuvo en la primera rueda electoral.

“Macri tiene una ventaja en el balotaje. Mejoró su imagen y su posicionamiento porque fue la sorpresa de la elección”, dijo Roberto Bacman, titular de la consultora CEOP.

Macri, un ex empresario de centroderecha que ha prometido mantener algunas políticas oficiales -como los subsidios a la pobreza y la gestión estatal de la petrolera YPF- para captar votos independientes, anunció que eliminará de raíz las restricciones sobre los mercados de cambio y de granos.

Scioli, del Frente para la Victoria que gobierna el país desde 2003, alcanzó el 36,9% de los sufragios y Macri -de la coalición Cambiemos- el 34,3%, frente al 21,3% de los votos que logró el diputado del peronismo opositor Sergio Massa.

Los votantes de Massa son ahora el botín más deseado por los candidatos. Aunque muchos podrían apoyar al oficialismo, también se espera que en el balotaje haya un fuerte rechazo a la gestión de la presidenta Cristina Fernández, que con su política de fuerte intervención estatal y su áspera retórica generó amores y odios entre los argentinos.

“Va a ser difícil para el oficialismo revertir la tendencia. Nosotros teníamos números (antes de la primera rueda) con una ventaja de Scioli en el balotaje sobre Macri de 3 o 4 puntos, pero con una diferencia inicial de 8 puntos en la primera vuelta”, dijo Mariel Fornoni, directora de la consultora Management & Fit.

“Scioli bajó 2 y Macri subió 3 puntos”, añadió para explicar que ahora es Macri quien corre con ventaja.

Golpe al peronismo. La elección de octubre significó una agria derrota para el “kirchnerismo” -como se conoce al oficialismo- no sólo por las decepcionantes cifras del comicio presidencial sino porque perdió un distrito clave como la provincia de Buenos Aires, históricamente gobernada por el peronismo y actualmente por Scioli.

“Inmediatamente después de la elección se produjo una ola a favor de Cambiemos, fundamentalmente fruto del triunfo en la provincia de Buenos Aires. Lo que vimos en los primeros números (de los sondeos presidenciales) fue que había una ola ganadora de Cambiemos”, afirmó el analista Ricardo Rouvier.

Macri, un ex empresario de centroderecha que ha prometido mantener algunas políticas oficiales -como los subsidios a la pobreza y la gestión estatal de la petrolera YPF- para captar votos independientes, anunció que eliminará de raíz las restricciones sobre los mercados de cambio y de granos.

Scioli, un político moderado y más amigable con los mercados que la presidenta Fernández, anunció modificaciones graduales sobre las regulaciones oficiales que, según empresarios, son la causa de la falta de inversión que sufre el país, lo que derivó en un estancamiento de la economía y una alta inflación.

“Ganó Scioli, pero la sensación en la calle es que ganó Macri. Scioli ha mermado sus posibilidades, que ahora van a depender de cuánto pueda diferenciarse de Cristina (Fernández) y cuán creíble sea eso. Es muy difícil, pero nada es imposible”, destacó la analista Graciela Römer.

http://www.americaeconomia.com/politica-sociedad/politica/macri-lidera-intencion-de-voto-previo-al-balotaje-en-argentina

La estrategia del “miedo” puede volverse en contra, advirtieron los encuestadores. La Nación. Martes 3 de Noviembre, 2015

Coinciden en que es riesgosa para Scioli y que le sirve a Macri para mostrarse como víctima

áspera estrategia de campaña de Daniel Scioli podría convertirse en un búmeran para el ballottage. Ésa es la opinión de encuestadores y politólogos, al interpretar el rumbo que tomó la línea discursiva del candidato oficialista y el aprovechamiento que hace su contrincante, Mauricio Macri, al posicionarse como víctima de ese fuego cruzado.

Si bien la mayoría de los expertos consultados por LA NACION sostuvieron que es natural que haya agudización de posiciones en una segunda vuelta, en este tramo de la pulseada se entremezcla un fuerte enfoque “negativo”. Es una táctica proselitista usada en todo el mundo y cuyo límite, señalaron, es la difusión de datos o hechos falsos. Pasar esa frontera es, lisa y llanamente, campaña sucia.

“La sociedad demostró que está más propensa a respuestas proactivas antes que reactivas”, explicó la socióloga Graciela Römer, para luego profundizar: “Hay un porcentaje de la población que es impactado por ciertos miedos, como perder un plan social o el trabajo. Pero no creo que esto a nivel general pueda dar vuelta una elección. Todo dependerá también de la distancia que exista entre los candidatos, que todavía es incierta”.

“Es una campaña de contrastes. Agitar los temores forma parte de la historia universal, excede a la campaña”, sostuvo Carlos Fara. Hay algunas excepciones, según recuerda el consultor: en México, en 2006, después del ajustado triunfo de Felipe Calderón ante Andrés López Obrador se sancionó una amplia reforma para regular las publicidades en la que se restringió la posibilidad de difundir spots negativos.

“El efecto electoral que podría tener este tipo de campaña depende del contexto. En este caso, la opinión pública es favorable a Macri. La imagen del 25 de octubre es la de un Scioli que ganó pero perdió y la de un Macri que salió segundo pero ganó. En este escenario, las campañas negativas caen en saco roto”, dijo.

La misma lectura comparte el encuestador Enrique Zuleta Puceiro. “Son inútiles, nunca prosperaron”, descartó. Las razones que atribuye son variadas: se basan en exageraciones grotescas, tienen ribetes agresivos y a veces plantean una agenda que no prende en la sociedad. “En la Argentina, se hizo campaña negativa varias veces. La intentó (Eduardo) Angeloz contra (Carlos) Menem, con la silla vacía y otras cuestiones. La forma de hacer campaña hasta le generó diferencias fuertes con (Raúl) Alfonsín y claramente no sirvió”, recordó.

A Rosendo Fraga, director de Nueva Mayoría, no lo asombró que el Frente para la Victoria haya elegido transitar esa senda: “Suele suceder que quien utiliza más la campaña negativa es aquel que debe tomar riesgos porque tiene menos posibilidades de ganar. Desde esta perspectiva, no es tan sorprendente que Scioli haya optado por este camino, aunque no concuerde demasiado con su personalidad, más dada al diálogo que a la confrontación”.

Para Fraga, el plan de “yo o el caos” le dio resultado a Dilma Rousseff, en Brasil. De hecho, emergió en el centro de la escena nacional el nombre de João Santana, especialista en marketing político del que se nutrió la campaña del PT, al que se vinculó como asesor de Scioli. Esa relación fue desmentida tanto por voceros del gobernador bonaerense como por la firma que dirige el experto brasileño.

Aunque nadie se anima a ser categórico, y mucho menos después de los pronósticos fallidos previos a la elección, los especialistas destacaron una onda expansiva positiva para Macri. “Está en la cresta de la ola, todavía empujada por el resultado electoral. También tiene activos simbólicos, como María Eugenia Vidal, que representa la antifigura de Cristina Fernández”, advierte Römer.

Todos coinciden en que Macri atraviesa un momento calmo, lejos de tiempos turbulentos, como cuando explotó el escándalo de Fernando Niembro y sufría el tiroteo diario de Sergio Massa. Pero tampoco lo consideran invulnerable. De hecho, Fraga arriesgó que se avecina una batalla reñida.

http://www.lanacion.com.ar/1842155-la-estrategia-del-miedo-puede-volverse-en-contra-advirtieron-los-encuestadores

Las razones detrás de la fuga de casi 3 millones de votos. La Nación. Domingo 1 de Noviembre, 2015

La aparición de nuevos liderazgos, el hastío y la coyuntura de 2011 explican la baja del FPV

La pérdida de votos que sufrió el kirchnerismo en las elecciones de la semana pasada empujó al oficialismo a un ballottage en el que su poder estará en disputa por primera vez en 12 años. El 25 de octubre el Frente para la Victoria volvió a ser la fuerza más votada. Sin embargo, en comparación con los comicios presidenciales de 2011 se registró una merma de apoyo significativa en todo el país. Hace cuatro años, la presidenta Cristina Kirchner se impuso en primera vuelta con el 54,1% de los votos. Hace apenas unos días Daniel Scioli, candidato que ella eligió para sucederla, alcanzó el 36,8% según el escrutinio provisional, dando lugar por primera vez en la historia a una segunda vuelta contra el líder del frente Cambiemos, Mauricio Macri. Esa diferencia de 17,3 puntos porcentuales se traduce en una fuga de 2.862.813 votos: de 11.865.055 voluntades en 2011 a 9.002.242 este año.

¿Qué provocó el desmoronamiento? Analistas consultados por LA NACIÓN enumeraron una serie de factores, como el desgaste y el hastío de la sociedad por un gobierno que lleva 12 años en el poder, la aparición de nuevos liderazgos con posibilidad de disputar esa hegemonía y las particularidades del contexto en el que se votó en 2011.

“El problema del Gobierno fue la forma de hacer política. Son 12 años con un alto nivel de intensidad, carga política y emocional en torno al mismo apellido”, comentó a LA NACIÓN Rodrigo Martínez, director de Isonomía. Además, en los últimos años “el kirchnerismo pasó a transformarse en un movimiento que conquistaba importantes capas de la clase media y zonas rurales a un fenómeno de peronismo tradicional, con su techo y su piso definidos”, señaló.

La mayor caída se registró en la provincia de Buenos Aires, el distrito con más peso electoral del país. Allí, el kirchnerismo perdió casi un millón y medio de votos y, aunque Scioli fue el que más adhesiones cosechó, el oficialismo perdió la gobernación. Como explicó Mariel Fornoni, de Management & Fit, la merma de votos dará lugar a que, por primera vez en la era kirchnerista, a partir del 10 de diciembre la oposición “gobierne, en términos electorales, más de la mitad del país” si se tienen en cuenta la provincia, la ciudad de Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Santa Fe, Jujuy y Corrientes.

“El peronismo oficialista sufre una anemia de apoyo muy grande. Hay un profundo desaliento y desencanto social por un gobierno que puso todo al servicio del poder a expensas de la ley”, dijo a LA NACIÓN el filósofo Santiago Kovadloff, quien enumeró entre las causas de esa “anemia” al predominio de “figuras reprobables como [el vicepresidente] Amado Boudou, [el ministro de Planificación Federal] Julio De Vido, [el jefe de Gabinete] Aníbal Fernández y hasta la propia Presidenta”, a una “presión tributaria brutal” y a la “ineficiencia para gestionar servicios públicos”.

El desgaste también fue provocado -indicaron los consultados- por algunas medidas y polémicas que hubo en los últimos años, el supuesto intento por reformar la Constitución para garantizar la “Cristina eterna”, en 2013; la entrada de la Argentina en default y la devaluación, en 2014; las inundaciones en Buenos Aires, y la sospechosa muerte del fiscal Alberto Nisman, a principios de este año, entre otros elementos que provocaron variaciones en la imagen del Gobierno.

En tanto, los analistas coincidieron en que la retracción de adhesiones que sufrió el Gobierno en las últimas elecciones también debe compararse con el fenómeno coyuntural en el que se votó la re-elección de Cristina Kirchner. “En 2011 había pasado muy poco tiempo desde la muerte de Néstor Kirchner, la economía no estaba mal, había una oposición fragmentada y, además, Cristina hizo hincapié en la campaña en la mejora de la calidad institucional, aunque se olvidó en el camino”, enumeró la socióloga Graciela Römer.

Por su parte, el consultor Federico Aurelio evaluó que la cantidad de votos que había obtenido la Presidenta en su reelección y el “66% de imagen positiva” de la que gozaba en ese entonces “eran números mucho más altos de lo normal”. Eso -concluyó Aurelio- no significaba que el 54% fuera kirchnerista: “El núcleo duro está entre el 30 y el 35%, el resto era un porcentaje de argentinos que en ese momento consideraron que había que elegir al Gobierno. Rápidamente, cuando en 2012 se tomaron algunas medidas de ajuste, todo ese optimismo se redujo.”

http://www.lanacion.com.ar/1841725-las-razones-detras-de-la-fuga-de-casi-3-millones-de-votos

Las razones detrás de la fuga de casi 3 millones de votos. La Nación. Domingo 1 de Noviembre, 2015

La aparición de nuevos liderazgos, el hastío y la coyuntura de 2011 explican la baja del FPV

La pérdida de votos que sufrió el kirchnerismo en las elecciones de la semana pasada empujó al oficialismo a un ballottage en el que su poder estará en disputa por primera vez en 12 años. El 25 de octubre el Frente para la Victoria volvió a ser la fuerza más votada. Sin embargo, en comparación con los comicios presidenciales de 2011 se registró una merma de apoyo significativa en todo el país. Hace cuatro años, la presidenta Cristina Kirchner se impuso en primera vuelta con el 54,1% de los votos. Hace apenas unos días Daniel Scioli, candidato que ella eligió para sucederla, alcanzó el 36,8% según el escrutinio provisional, dando lugar por primera vez en la historia a una segunda vuelta contra el líder del frente Cambiemos, Mauricio Macri. Esa diferencia de 17,3 puntos porcentuales se traduce en una fuga de 2.862.813 votos: de 11.865.055 voluntades en 2011 a 9.002.242 este año.

¿Qué provocó el desmoronamiento? Analistas consultados por LA NACIÓN enumeraron una serie de factores, como el desgaste y el hastío de la sociedad por un gobierno que lleva 12 años en el poder, la aparición de nuevos liderazgos con posibilidad de disputar esa hegemonía y las particularidades del contexto en el que se votó en 2011.

“El problema del Gobierno fue la forma de hacer política. Son 12 años con un alto nivel de intensidad, carga política y emocional en torno al mismo apellido”, comentó a LA NACIÓN Rodrigo Martínez, director de Isonomía. Además, en los últimos años “el kirchnerismo pasó a transformarse en un movimiento que conquistaba importantes capas de la clase media y zonas rurales a un fenómeno de peronismo tradicional, con su techo y su piso definidos”, señaló.

La mayor caída se registró en la provincia de Buenos Aires, el distrito con más peso electoral del país. Allí, el kirchnerismo perdió casi un millón y medio de votos y, aunque Scioli fue el que más adhesiones cosechó, el oficialismo perdió la gobernación. Como explicó Mariel Fornoni, de Management & Fit, la merma de votos dará lugar a que, por primera vez en la era kirchnerista, a partir del 10 de diciembre la oposición “gobierne, en términos electorales, más de la mitad del país” si se tienen en cuenta la provincia, la ciudad de Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Santa Fe, Jujuy y Corrientes.

“El peronismo oficialista sufre una anemia de apoyo muy grande. Hay un profundo desaliento y desencanto social por un gobierno que puso todo al servicio del poder a expensas de la ley”, dijo a LA NACIÓN el filósofo Santiago Kovadloff, quien enumeró entre las causas de esa “anemia” al predominio de “figuras reprobables como [el vicepresidente] Amado Boudou, [el ministro de Planificación Federal] Julio De Vido, [el jefe de Gabinete] Aníbal Fernández y hasta la propia Presidenta”, a una “presión tributaria brutal” y a la “ineficiencia para gestionar servicios públicos”.

El desgaste también fue provocado -indicaron los consultados- por algunas medidas y polémicas que hubo en los últimos años, el supuesto intento por reformar la Constitución para garantizar la “Cristina eterna”, en 2013; la entrada de la Argentina en default y la devaluación, en 2014; las inundaciones en Buenos Aires, y la sospechosa muerte del fiscal Alberto Nisman, a principios de este año, entre otros elementos que provocaron variaciones en la imagen del Gobierno.

Por su parte, el consultor Federico Aurelio evaluó que la cantidad de votos que había obtenido la Presidenta en su reelección y el “66% de imagen positiva” de la que gozaba en ese entonces “eran números mucho más altos de lo normal”. Eso -concluyó Aurelio- no significaba que el 54% fuera kirchnerista: “El núcleo duro está entre el 30 y el 35%, el resto era un porcentaje de argentinos que en ese momento consideraron que había que elegir al Gobierno. Rápidamente, cuando en 2012 se tomaron algunas medidas de ajuste, todo ese optimismo se redujo.”

http://www.lanacion.com.ar/1841725-las-razones-detras-de-la-fuga-de-casi-3-millones-de-votos

El voto útil y el rechazo a Aníbal, lo que cambió las proyecciones. Clarín. Martes 27 de Octubre, 2015

Elecciones 2015.Especialistas coinciden en que la mayoría definió su voto después de que se cerrara la fecha límite para publicar encuestas.

“Las encuestas todavía no son una tomografía cerebral. Muchas veces se confunde a encuestadores con astrólogos, y es un error. El encuestador es un cientista social que interpreta la realidad, puede proyectar escenarios, y medir cierto tipo de conducta, pero no saca una radiografía”, dice la consultora política Graciela Römer, y enfatiza: “A veces es más fácil echarle la culpa de un resultado a una encuesta que al error de una campaña”.
Los primeros datos oficiales del escrutinio provisorio del domingo fueron, en principio, una sorpresa. Aunque la tendencia después se revirtió en favor de Daniel Scioli, las primeras cifras daban a Mauricio Macri una ventaja de 1,54 por ciento. Y aunque al cierre de esta edición, con más del 97 por ciento de las mesas escrutadas, el Frente para la Victoria aventaja a Cambiemos por 2,53 por ciento, esa brecha es menor a la que anticiparon las proyecciones que sólo pudieron publicarse hasta ocho días antes de la votación.
Dos semanas antes de ir a las urnas, una encuesta de Poliarquía publicada en La Nación daba un 37,1 por ciento de intención de voto a la fórmula Scioli-Zannini, y un 26,2 por ciento a Macri-Michetti. El 17 de octubre, Clarín publicó una proyección de Management & Fit que le daba el 34,3 por ciento de intención de voto al Frente para la Victoria por sobre un 25,1 por ciento para Cambiemos. Pero entre esas encuestas y los resultados de ayer hubo cambios, que los consultores pudieron difundir entre sus clientes pero que la ley les impide publicar. Esos cambios, esas decisiones de último momento, se tradujeron en un clima eufórico en el búnker del macrismo y en caras largas en el espacio del oficialismo.
“Las encuestas reflejan lo que la gente dice que va a hacer, hay que tomarlas con margen de error. Este es un año muy largo en términos de elecciones. El teléfono no para de sonar, el candidato o el encuestador te tocan el timbre, y hay una saturación que pudo haber contribuido a que la gente contestara cualquier cosa”, dice Mariel Fornoni, directora de Management & Fit. No sólo a ese hartazgo aduce la diferencia entre las últimas proyecciones que pudieron publicarse y las cifras escrutadas: “El gran tema fue en la provincia de Buenos Aires. Lo tradicional es que los candidatos a presidente e intendente traccionen votos para el gobernador, y aquí, ante un rechazo a Aníbal Fernández y la sensación de figura de María Eugenia Vidal, la candidata de Cambiemos terminó atrayendo votos presidenciales que iban para otro lado”, explica.
Según el consultor político Hugo Haime, “en la Argentina, sobre todo los sectores medios de Buenos Aires, del primer cordón del conurbano y de las grandes ciudades provinciales, deciden su voto en la semana previa a las elecciones”. Para el titular de Hugo Haime & Asociados, “esa población equivale al 30 por ciento del electorado y es la más racional, que elige en función de un voto útil; en este caso, muchos decidieron a último momento a quién votar para que Scioli no ganara en primera vuelta”.
También Römer habla de ese “voto útil”: “Hay votantes que han cambiado su voto en los últimos días, pasaron de un voto por convicción a uno estratégico, de un voto de centro-izquierda a uno de centro-derecha, simplemente porque su voto a Macri se convertía en el mejor camino para frenar al oficialismo. En la última semana se acentúa un voto volátil que busca caminos para ser más efectivo; no tanto para sostener una candidatura, sino para ejercer un voto protesta”.
El analista político Rosendo Fraga, que preside la consultora Nueva Mayoría, se mostró sorprendido por la diferencia entre las encuestas a boca de urna –realizadas una vez emitido el voto– y los resultados del escrutinio: “En el mundo está en debate la eficacia de la encuesta como instrumento de pronóstico electoral. Al diluirse las estructuras partidarias, los votantes son más independientes y entonces se definen a último momento”, explica, y agrega, de cara al balotaje: “Una encuesta no determina un resultado, pero sí determina los efectos políticos de ese resultado. Crea un umbral de expectativa, y si tenés más votos de los pronosticados, tiene un efecto positivo. Si tenés menos, aunque hayas ganado, el efecto es negativo”.
Factor sorpresa, que le dicen.

http://www.clarin.com/politica/voto-util-rechazo-Anibal-cambio-proyecciones-encuesta_0_1456654326.html

Scioli se mostró atado absolutamente a Cristina Fernández de Kirchner. La tercera. Santiago de Chile. Martes 27 de Octubre, 2015

Según la experta, los sondeos no se equivocaron, sino que hubo un “corrimiento
de voto estratégico hacia” Macri en la última semana.

¿Cómo definiría el resultado
electoral del domingo?
El domingo se produjo un
fenómeno masivo absolutamente
inesperado que permitió
que un malestar con el
cuadro de situación tanto
económico-social como de
cuestionamiento a la dirigencia
política, pudiera expresarse.
Eso explica el fracaso
del candidato de gobierno
(Daniel Scioli) y el
triunfo realmente impresionante
de esta nueva figura
de la política que es María
Eugenia Vidal en la gobernación
de la provincia de Buenos
Aires.
¿Fue una derrota para las
encuestas, que no adelantaron
este escenario?
En lo absoluto. Si uno mira
lo que pasó con algunas encuestas,
independientes y
tachadas de absoluta autonomía,
lo que se ve efectivamente
durante la última semana
(cuando había veda
de sondeos) es que hubo un
corrimiento de voto estratégico
hacia el candidato más
proclive a canalizar el voto
de protesta, el voto opositor.
Esto fue lo que sucedió. Esta
es una de las razones, por
ejemplo, de que el voto del
progresismo fue muchísimo
menor de lo que se esperaba.
Parte de ese voto se fue a
Mauricio Macri. Un voto
RR Seguidores de Scioli se retiran después de escuchar
su discurso el domingo, en el estadio Luna Park. FOTO: EFE
progresista que se fue a una
candidatura claramente de
centroderecha porque la visualizó
como el camino más
idóneo y apto para derrotar
al oficialismo.
Da la impresión de que el
resultado adverso a Scioli, al
no ganar en primera vuelta
como era su deseo, no es
contra él sino contra el kirchnerismo
y el gobierno.
¿Es así?
Es lo que acabo de decir,
pero además hay un error
claro en la estrategia de
Scioli cuya campaña se centró
fundamentalmente en
sostener un electorado que
ya estaba fidelizado y no logró
ampliar esa base de electores.
Es más. Se redujo algunos
puntos. Y esto es porque
está absolutamente
atado y con restricciones
para generar un perfil más
autónomo de Cristina Fernández.
Mucho se habla que estamos
ante un giro histórico
en la política de Argentina.
¿No es muy luego para decir
algo así?
Creo que es muy temprano,
aunque puede ser expresión
de una voluntad de cambio.
Pero una cosa es la voluntad
de cambio y otra es encontrar
el verdadero colectivo o
verdadero tren que nos lleve
al cambio, y esto es lo que
me parece que se va a jugar
en este mes de una nueva
campaña