Polarizar con los K, el camino que se les abre a Macri y a la UCR. Clarín. Domingo 22 de Marzo 2015

Es la coincidencia de los principales consultores, luego de la Convención radical. Aunque también advierten riesgos.

Noventa y dos días restan para el cierre de listas, ese intercalado de nombres que, por primera vez en 12 años, podría desplazar al apellido Kirchner del poder. Es ya, es ahora, podría decirse. Sin embargo, tres meses pueden resultar una eternidad para la dinámica de la política argentina. Hace 90 días, ninguna encuesta daba primero a Mauricio Macri; hace 90 días existía UNEN, con Elisa Carrió entre sus protagonistas; hace 90 días ningún referente de la UCR hubiera dicho que la Convención Nacional iba a votar una alianza con el PRO, sin el socialismo y sin Sergio Massa.

Pero ocurrió. Y esa movida coloca a macristas y radicales en camino una polarización con el kirchnerismo, según varios de los principales analistas y encuestadores que trabajan para distintos fuerzas. Es la primera lectura que hacen a una semana de la alianza entre Macri y el partido que conduce Ernesto Sanz.

“Teníamos un escenario de cuatro fuerzas en setiembre del año pasado. Luego quedó en tres y lo que parece que va a pasar con esto es que se va a profundizar la polarización y que va a quedar entre cambio y continuidad. Macri representa el cambio y Scioli la continuidad”, dice Mariel Fornoni, la directora de Management & Fit. Aunque Fornoni, como sus colegas, advierte sobre los riesgos de una alianza tan reciente: “Hay que esperar un poco más para ver el impacto que tiene en la gente y cómo terminan cerrando en las provincias y en cada distrito”.

El sociólogo Enrique Zuleta Puceiro sostiene que la coalición PRO-UCR “es un proceso más de la necesidad que de la virtud” y no lo define como “un movimiento alegre, ambicioso” sino como un intento “cauteloso, lleno de prevenciones y que avanza sobre una cultura política, como la radical, que siempre fue muy intransigente”. Dicho esto, Zuleta apunta que “una coalición distinta a la del Gobierno es indispensable. Lo que los ha unido es la posibilidad de derrotar al Frente para la Victoria”.

El director de Poliarquía, Eduardo Fidanza, asegura que “hoy hay dos candidaturas que son las más fuertes: la de Scioli y la de Macri”. El radicalismo vendría a ser un aporte clave para el PRO ante “la necesidad de condensar y de unificar el voto opositor”. ¿Por qué Macri haría una alianza si está en una posición de privilegio en las encuestas? Fidanza ensaya una respuesta: “La gran incertidumbre sigue existiendo porque las elecciones se definen en el techo de los últimos tres meses. La masa electoral se empieza a interesar por la elección en los últimos tiempos”.

La flamante sociedad política –dice Analía del Franco, de la consultora Analogías– “pone absolutamente en carrera al frente” y constituye “una ingeniería electoral positiva para el PRO por lo que viene siendo Macri en los últimos seis o siete meses. Y esto divide más las aguas: la cuestión queda aún más polarizada entre el FpV y el PRO”.

De cualquier modo, no hay consultor que no advierta sobre los riesgos de una sociedad tan nueva e impulsada por actores que hasta ayer eran rivales. “La debilidad, en el imaginario colectivo, es la capacidad de gobernabilidad que pueda llegar a tener”, dice Graciela Römer, y pregunta: ¿Es una coalición o un acuerdo para frenar al Gobierno? Del Franco arroja otra mirada, con la lupa en Macri: “El PRO, monolítico en su forma de expresarse, pierde esa cuestión de partido puro, de homogeneidad. Eso puede ser un riesgo”. w

http://www.clarin.com/politica/elecciones_2015-macri-ucr_0_1325267494.HTML