“Voto volátil” contribuyó al ascenso de Macri en Argentina. El Universal. Caracas. Venezuela. Martes 27 de Octubre, 2015

El kirchnerismo sufrió un duro revés en la provincia de Buenos Aires

Una “errónea” estrategia de Daniel Scioli, el “arrastre” de María Eugenia Vidal, el “efecto negativo” de Aníbal Fernández y la demanda por un cambio de dirigencia, son factores que pudieron haber condicionado, a última hora, el voto en las presidenciales de Argentina, comicios en los que Mauricio Macri, a pesar de no quedar primero, se erigió como el gran ganador de la jornada.

El abanderado de la alianza opositora Cambiemos y alcalde de Buenos Aires no solo logró pasar a la segunda vuelta, sino que aumentó en casi cinco puntos su caudal de votos con respecto a las primarias de agosto, mientras que el oficialista Scioli no amplió su votación.

El candidato del gubernamental Frente para la Victoria (FpV) se impuso con 36,8% de los votos, frente al 34,3% del opositor. Se trató de un resultado sorpresa, pues las encuestas auguraban que Scioli obtendría un mínimo de 38% de los sufragios, mientras que Macri no lograría más del 31%.

“Las encuestas hablaban de una posibilidad realmente importante de segunda vuelta. Pero, lo que no se percibió, con mucha fuerza, fue la distancia que podía haber entre ambos candidatos. ¿Por qué? Entre otras cosas, porque hay un voto muy volátil”, explicó la analista Graciela Römer, directora de GracielaRömer & Asociados.

Explica Römer que la semana antes de la elección se produjo un “corrimiento” del electorado, que pensaba votar por otras fuerzas, hacia lo que consideró era la mejor opción para derrotar al oficialismo.

“Margarita Stolbizer mermó, casi a la mitad, la intención de voto. Estos son fenómenos de muy difícil captura en una encuesta de opinión”, sostuvo.

Otro elemento clave en la elección fue que se amplió la participación del electorado con respecto a las primarias. El domingo, votaron 2, 5 millones más electores que en agosto. “Scioli no mermó votos, (pero) lo que sí es cierto es que no amplió los resultados de las primarias, mientras que Macri logró cerca de cinco puntos más”, explica la experta.

Buenas y malas estrategias

Después de la elección, lo que se percibe es que Scioli fue el derrotado. El resultado de las presidenciales, junto a la victoria de María Eugenia Vidal, del PRO, en la provincia de Buenos Aires, bastión peronista, significan un terrible golpe al kirchnerismo.

“Scioli ‘cristinizó’ o ‘kirchnerizó’ excesivamente su discurso”, plantea Römer, lo que le impidió al candidato “capturar el voto independiente sin el cual era imposible que pudiera crecer su intención de voto”.

Scioli, un peronista que ha tenido una relación conflictiva con Cristina Fernández de Kirchner, se ha mostrado como un líder más moderado y conciliador que la Presidenta, lo que le había acreditado cierto apoyo de las clases medias argentinas.

Para Macri, fue crucial el voto por Vidal; en tanto, para Scioli fue negativa la imagen de Aníbal Fernández, señalado por corrupción.

“La gente está fatigada del estilo de gestión y esa es una de las razones por las cuales también han perdido viejos gobernadores y jefes territoriales, que acá se denominan ‘barones territoriales'”, dijo Römer.

Por su parte, Sergio Massa, que resultó tercero con 21,2%, será quien gire la balanza hacia un lado y otro en el balotaje. ¿A quién beneficiarán sus votos? Dependerá de las negociaciones que se planteen y “de la estrategia que elabore Scioli, sobre todo para ampliar su base electoral”, enfatizó Römer.