ARTÍCULOS

15 de marzo 2019

 “Proyecto Democracia 2019”

El mundo occidental vive momentos difíciles, mucha de las certidumbres que delinearon el fin del siglo XX se ven lejanas, Donde antes se visualizaba ciertos consensos y sobre todo la percepción y confianza en un progreso alcanzable. Hoy la imprevisibilidad, la confusión y la inestabilidad dominan y atemorizan. Desde las identidades de genero hasta el relativismo de la era de la post verdad.

 

Para algunos pensadores como Fukuyama por ejemplo, esta nebulosa ese estado liquido de nuestras culturas del que hablaba Baumman, es la base de los nacionalismos, el rechazo al Brexit, el surgimiento de liderazgos populistas.

 

El ideario liberal y universal del consenso democrático después de la caída del muro de Berlin no produjo los resultados deseados en términos de satisfacción de demandas en  muchos sectores sociales. Y en ese marco, las democracias están en medio de un problema entre lo que se espera de ellas y lo que han logrado resolver.

 

 Un dato no menor en  cuanto a funcionamiento de la democracia como sistema es como decide el ciudadano cuando va a votar? Que criterios privilegia al elegir un dirigente?

 

En este punto  el conflicto o la tensión  entre racionalidad y las emociones esta a la orden del dia en el debate sobre el devenir de los sistemas democráticos.

 

Lo que las neurociencias muestran hoy es que los comportamientos humanos no funcionan de manera tan racional como creíamos. Y ello tiene consecuencias no tan felices, sostienen muchos, para con el modelo de  democracia liberal tal como lo pensábamos.

 

Una de ellas es, como sostiene 2 autores Steven Levitsky y Daniel Ziblatt en” Como mueren las Democracias”, tiene que ver con los nuevos amenazas que ellas enfrentan hoy: Ya no son los golpes de estado las que pueden hacerlas morir como lo fueron en el siglo pasado. En este  nuevo siglo XXI mueren por implosión, desde dentro mismo del sistema por deficiencias en su legitimidad. Esto es emblematizado hoy, por el surgimiento de   liderazgos populistas, de corte nacionalista, autoritarios, poco transparentes…… en fin, republicanos que emergen como respuesta al descontento popular a lo ancho del planeta.

 

 

En este sentido, “El Índice de democracia de The Economist Intelligence Unit” ofrece en su ultima edición 2018  una instantánea del estado de la democracia en todo el mundo para 165 estados independientes. Esto cubre a casi toda la población del mundo y la gran mayoría de los estados.

 

El índice de democracia se basa en cinco categorías:  a)El proceso electoral y pluralismo; b) la existencia de libertades  civiles;   3)el funcionamiento del gobierno; 4)participación política; y  5) la cultura política. Sobre la base de sus puntuaciones en un rango de indicadores dentro de estosen cada categoría, cada país se clasifica como  “democracia plena”, ” democracia defectuosa” ,“ régimen híbrido ”y“  régimen autoritario ”. Este índice,  (que comenzó en 2006) muestra que : ·          Hoy los resultados son mixtos. Por primera vez en tres años, la puntuación global por la democracia se mantuvo estable. ·          Aunque este resultado disfraza algún movimiento a través de las regiones y a través de las categorías ·           ·          Un país como Costa Rica, pasó de una democracia defectuosa a una democracia plena; en la otra al final del espectro, un país como Nicaragua, pasó de un régimen defectuoso a un régimen autoritario.  Un  total de 42 países sobre los 167 evaluados  experimentó una disminución en su puntaje total en comparación con 2017; 48 registrados y incremento en la puntuación total. Pero como porcentaje de la población mundial, menos personas vivían de alguna forma de democracia (47.7%, comparado con 49.3% en 2017). Muy pocos de estos (4,5%) fueron clasificados como residentes enUna democracia plena. Un poco más de un tercio de la población vivía bajo un régimen autoritario, con una gran participaciónrepresentado por China. PERO HAY QUE DESTACAR UN DATO INTERESANTE; La participación política en aumento. En 2018  Una de las cinco categorías en el Índice de Democracia que registro una mejora.De hecho, la participación ha estado mejorando en el índice durante la última década. (En 2018 la mejora fue suficiente para detener la caída en el Índice de Democracia, por primera vez en tres años.) El crecimiento de la participación política es, además, una tendencia que es evidente en casi todas las regiones del mundo. Solo el Medio Oriente y África del Norte registraron una disminución en la participación política en 2018; aquí La revuelta de la Primavera Árabe a principios de la década de 2010 ha tenido repercusiones de gran alcance, con la reafirmación del poder por regímenes autoritarios o híbridos en todos menos uno (Túnez) de los países afectados.  

Índice de democracia 2018, por tipo de régimen No. de países% de países% de población mundial

 

Democracias plenas      20           12.0                   4.5

 

Defectuosas                   55           32.9                  43.2

Regimenes hibridos      39           23.4                 16.7

Regimes autoritarios     53           31.7                 35.6

                                     ————————————

                                     167            (100)           (100)

 



Fuente: The Economist Intelligence Unit.

               ÍNDICE DEMOCRACIA 2018

 

En verdad lo que estos resultados indican es que los votantes de todo el mundo, de hecho, no están desconectados de la democracia. Están claramente desilusionados con las instituciones políticas formales, pero han sido impulsados ​​a la acción no al cinismo político   A nivel global, la participación de los votantes y la membresía a los partidos políticos, por ejemplo, rompieron su tendenciade los últimos años y comenzó a aumentar en 2018.  A nivel global,  en varios otras medidas de participación política, hubo evidencia de mejoría.Alfabetización de adultos (que escorrelacionada con una mayor participación) aumentó, al igual que la proporción de la población con  interésen el seguimiento de la política en las noticias. También hubo un salto en la proporción de la población dispuesta aparticipar en manifestaciones lo protestas publicas en todo el mundo, casi sin excepción y, cada vez más, utilizando las redes sociales y otras herramientas.   Pero quizás el avance más notable en la participación política, en 2018 y en la última década, haya sidoEstado en la participación de las mujeres. De hecho, en la última década, de todos los 60 indicadores del índice de la Democracia la participación política de las mujeres ha mejorado más que cualquier otro indicador en nuestro modelo

 

 En muchos casos, los avances han requerido cuotas . En todo el mundo, alrededor de la mitad de los países cuentan con cuotas legislativas de género.

 Las cuotas en sí han provocado  debate, y algunos los han calificado de antidemocráticos, peroclaramente han sido eficaces en la creación de legislaturas más inclusivas, y se están estableciendo en un número cada vez mayor de países.   A raíz de la elección de medio término en los Estados Unidos en noviembre de 2018, la participación de las mujeres en el Congreso alcanzó un máximo histórico del 20,3%.  Esto está justo por encima del umbral superior en nuestro modelo, que se encuentra a solo20%, reflejando la realidad histórica de la representación legislativa femenina extremadamente limitada.

 

 Convertir la ira en acción La mejora en la participación política en nuestro índice es aún más sorprendente por tener lugar en medio de un deterioro de la confianza en la democracia que fue evidente en el empeoramiento de la mayoría de las categorías en el Índice de democracia 2018.  El puntaje global para el proceso electoral y el pluralismo se mantuvo sin cambios en2018, después de una disminución a largo plazo de la evidencia desde que comenzó el Índice de la Democracia. En otra categoría, hubo notables descensos en 2018, continuando el deterioro de la democracia en evidencia. Desde hace varios años la desilusión con la práctica de la democracia es más clara en el funcionamiento de categoría de gobierno. Es la categoría de menor clasificación en el Índice de Democracia con unaspuntuaciones bajas por transparencia, responsabilidad y corrupción.  En todas estas áreas, a escala global, existen poco o ningún progreso en 2018, como en toda la historia del Índice de Democracia.  

1 de Febrero 2019

Graciela Römer: “Veo a Cristina dando un paso al costado a ser Presidente si una tercera vía peronista mide bien”

En plena carrera electoral a la Presidencia, en medio de la expectativa generada por conocer las definiciones de los distintos candidatos y sobre todo cómo quedarán finalmente conformadas las listas, Graciela Römer se tomó unos minutos para responder a iProfesional algunos de los interrogantes que se generan en la sociedad respecto a cómo puede delinearse el panorama político en los próximos meses.

Instalada como una de las analistas políticas más influyentes del país, esta licenciada en Sociología es directora hace más de 30 años de un estudio dedicado a la investigación social, opinión pública y consultoría política en Argentina y otros 14 países de América Latina, como México, Paraguay, Venezuela y Honduras, entre otros.

La experta considera que un 60% del electorado, que es el nivel total que agrupan los votantes macristas y kirchneristas, tienen componentes nítidamente ideológicos, debido a que discuten dos modelos de sociedad bien definidos.

Aunque también alerta que se debe estar atento a la posible conformación de una tercera alternativa impulsada por el peronismo. Al respecto, Römer opina que está en el ADN de la dirigencia política argentina la “incapacidad de colaborar y sumar”.

-¿Qué radiografía realiza del panorama político en el inicio del año?

https://www.iprofesional.com/politica/285700-consumo-macri-salario-Rmer-Veo-a-Cristina-dando-un-paso-al-costado-a-ser-Presidente

 

3 de Enero 2019

Hay argentinos que podrían llegar a votar hasta seis veces este año.

La frecuencia de las elecciones en cada distrito responderá a los intereses políticos de los partidos; es récord la cantidad de provincias que desdoblan la votación Fuente: Archivo Alan Soria Guadalupe SEGUIR

Habrá argentinos que este año tendrán que ir a votar hasta seis veces.

Si bien falta para que se confirmen los detalles del cronograma electoral, si se tienen en cuenta las elecciones primarias, las generales y los posibles ballottages de los comicios locales y nacionales, 2019 podría igualar a 2015 , cuando ir a votar por poco no se convirtió en una costumbre de los domingos.

En la ciudad de Buenos Aires , por ejemplo, los porteños podrán sufragar entre dos y seis veces, dependiendo de decisiones políticas determinadas y de los resultados de las votaciones. Si, como se prevé, el gobierno porteño opta por unificar los comicios locales con los nacionales y si en esas elecciones se termina imponiendo una fuerza en primera vuelta, en la ciudad se votaría solo en las primarias abiertas simultáneas y obligatorias (PASO) y en la elección general para presidente y jefe de gobierno.

Si, en cambio, el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta se diferencia y elige otra fecha para disputar su reelección y no hay fuerzas que ganen en primera vuelta, los porteños deberán recurrir a las urnas en dos primarias, dos elecciones generales y, eventualmente, dos ballottages.

Este año, Rodríguez Larreta tendrá la potestad por primera vez de unificar las elecciones con la Nación luego de que en octubre pasado la Legislatura -donde el macrismo tiene mayoría- aprobó la reforma del Código Electoral.

Se cree que la unificación de los comicios es un hecho, pero aún resta la confirmación oficial. Recién el mes próximo se definirá si se realizan el mismo día las elecciones presidenciales, las porteñas y las bonaerenses, donde se espera que María Eugenia Vidal busque un segundo mandato.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el consultor Jaime Durán Barba son los que presionan para unificar los comicios en los tres distritos, confiando en que la performance de Larreta y Vidal -que tienen una imagen positiva alta- arrastre votos para la candidatura a la reelección de Mauricio Macri.

“Gran parte de los motivos para modificar las fechas y unificar o no las elecciones están más vinculados a los objetivos de marketing electoral que a las respuestas de los dirigentes a una sociedad enojada”, señaló a LA NACION la socióloga Graciela Römer

https://www.lanacion.com.ar/2207408-los-argentinos-podrian-llegar-a-votar-hasta-seis-veces-este-ano

Suscribite al periodismo de calidad – Copyright © LA NACION

 


26 de Diciembre 2018

¿Están acostumbrados los argentinos a la corrupción?

La analista política Graciela Römer afirmó que el tema de la corrupción aparece en las encuestas de opinión en los últimos lugares de las demandas ciudadanas “salvo en aquellos momentos en donde, de alguna manera, la economía mostraba malas señales”. “El ‘roban, pero hacen’, en ciertos sectores de la población, sigue realmente vigente”, afirmó la socióloga.

¿Están acostumbrados los argentinos a la corrupción?

DIARIO PERFIL

4 de Mayo 2018

Del ‘sí, se puede’ al ‘sí, se debe’ (Para cerrar una historia de desencuentros)

Se cumplieron en estos días diez años de vida del Club Político Argentino, una institución fundada por un grupo de… ¿cómo definirlos?, ¿ciudadanos?, ¿intelectuales?, ¿políticos?, ¿académicos? provenientes de trayectorias políticas diferentes, de visiones no necesariamente convergentes pero con un objetivo claro, que sería lograr, a través del diálogo, tender un puente sobre lo que en aquel momento –plena crisis política por la Resolución 125– se avizoraba como un peligro serio para la institucionalidad democrática del país: la profunda grieta que se estaba reeditando entre los argentinos.

Más allá de las diferencias, tres ejes principales delinearon la convocatoria: la vocación democrática de sus integrantes, la defensa de los valores republicanos y los derechos humanos.

El objetivo: pensar el país desde miradas e identidades diferentes respetando el pluralismo como condición central. Si tuviera que describir qué es o qué representa hoy el Club Político Argentino como institución, diría que es una metáfora de aquello que Argentina no es pero que definitivamente necesita ser para lograr romper la espiral de decadencia que vive desde hace más de setenta años.

Mitos argentinos. El mito de una Argentina “destinada a ser grande”, de “haber perdido el tren de la historia” (por culpa de la historia, claro, no nuestra) todavía está presente en la conciencia colectiva. Sin embargo, y mas allá de la gloriosa etapa cercana a nuestro primer centenario –en la que se alcanzaron indicadores económicos y sociales que nos ubicaban cerca de países del primer mundo–, lo cierto es que esas pocas décadas gloriosas dieron lugar al fatídico ciclo de golpes militares que se sucedieron de manera intermitente desde el golpe militar que derrocó al gobierno de Yrigoyen en 1930.

Esa lógica de funcionamiento, ese código que ha regido por décadas la modalidad típica de resolver los conflictos y las pujas distributivas en el país, ha dejado secuelas que persisten. Ya no son los golpes militares, es cierto.

La democracia se ha instalado aquí y en la mayoría de los países de América Latina, y a pesar se las críticas, sigue concitando consenso. Sin embargo, la intolerancia política, la dificultad para definir políticas de Estado y la inconsistencia en el sometimiento a la ley siguen vigentes.

Vivimos en democracia, es cierto, pero en una democracia de baja intensidad. Con instituciones débiles, un Estado ineficiente, un sistema educativo que no solo ha mermado en su calidad sino que expulsa cada año contingentes de adolescentes que se suman al ejército de los “ni ni”, muchos de ellos mano de obra del narcotráfico como pequeños dealers o como consumidores. Se dice que el gobierno de Cambiemos es un gobierno de expectativas. Cierto, al menos lo es entre quienes lo votaron en 2015 y 2017.

Pero ¿de qué expectativas se trata y cuán eficaz es en satisfacerlas? Con muy buena visión, Cambiemos le propuso a la sociedad un cambio. Cambio que centró –más allá de la promesa de acabar con la inflación y disminuir la pobreza– en lo institucional, en lo político y, sobre todo, en lo cultural. Y tuvo éxito, a tal punto que los politólogos debieron explicar que los argentinos ya no votaban solo con el bolsillo.

Es que una parte importante de la sociedad encontró en el discurso de Mauricio Macri afinidades con el cambio que se venía gestando a fuego lento en la sociedad, luego de años de intolerancia, divisiones ideológicas, deficiencias en la resolución de la pobreza, los bolsones de impunidad, la educación pública, la infraestructura pública y la corrupción. Pero sobre todo, fatigada por un estilo de gestión que hacía de la intolerancia, la impunidad y la lógica del amigo-enemigo su marca de orillo.

Por ello aceptó un tipo de liderazgo claramente diferencial de los tradicionales, sin añorar (como sí lo hizo en la época de Illia o De la Rúa) aquel perfil carismático, excepcional, fuerte y poderoso de los líderes de antaño. ¿Cambiamos? Sin embargo, estos dos años de gestión muestran las dificultades del Gobierno para llevar adelante sus objetivos, especialmente aquellos que forman su agenda de reformas estructurales.

No solo ha mermado el nivel de aprobación de la gestión sino que han caído las expectativas y la confianza en la capacidad del Gobierno para resolver problemas como la inflación, la inseguridad, tarifas o la pérdida de poder adquisitivo de los sectores medios. Parte de esas expectativas –sustentadas en la idea de deponer demandas de corto plazo priorizando la necesidad de cambio y el temor de volver al pasado reciente– se han debilitado, azuzadas por causas varias: una oposición oportunista y cínica, la baja tolerancia a la frustración y el maniqueísmo típico de nuestra cultura, y una comunicación oficial poco efectiva, amén de algunas inconsistencias en la praxis de gestión del Gobierno.

Mas allá de si son aceptables o no las críticas por la falta de un plan estratégico de mediano y largo plazo que defina qué tipo de país queremos, hacia dónde poner la mira cuando se habla de insertarnos en el mundo o qué cambios curriculares y organizativos en el sistema educativo –más allá de las mejoras salariales– vamos a introducir para mejorar su calidad y adecuarlo a ese modelo de país deseado, son evidentes las dificultades que se le presentan al Gobierno en el Congreso en aquellas políticas puntuales que le son necesarias para poder gestionar el día a día o disponer de instrumentos para cumplir compromisos y crear el clima de certidumbre y previsibilidad para mejorar la economía.

Estructuras. Por todo ello, muchas voces comienzan a expresar la necesidad no solo de mejorar el diálogo entre los diferentes actores involucrados en el proceso económico, sino de aceptar que es difícil pensar en cambios estructurales como los que el país necesita –y a los que el Gobierno aspira– sin acuerdos transversales estables y sólidos entre las diversas fuerzas políticas, también económicas y sociales, que puedan sostenerse más allá del gobierno de turno.

Moraleja: el cambio cultural que el país necesita requiere como condición de viabilidad construir consensos estables, pero sobre todo, lograr que nos sintamos parte de una misma comunidad por sobre nuestras múltiples identidades.

Graciela Romer Diario Perfil

Elecciones 2015

lie to me

Diario Perfil 02-08-2015

Ir a la versión on-line: http://www.perfil.com/columnistas/-Lie-to-me-20150802-0012.html

Las tendencias del electorado

Cambio o continuidad, ésa es la cuestión en 2015

Según las encuestas, la mayoría de los votantes pide un giro en la gestión política, pero también mantener algunos programas; en la interpretación de estas demandas, se juega el éxito de los candidatos

Por Graciela Römer  | LA NACION

Descifrar los deseos de continuidad o cambio de un electorado puede ser la llave mágica que abra las puertas a un triunfo electoral. Desde la perspectiva de los comicios presidenciales del año próximo en el país, la cuestión por esclarecer es el peso real de esos deseos en la población y sobre qué cuestiones sobrevuelan las expectativas. La demanda de cambio puede ser ambigua o flotante. Puede significar tanto una profundización en la ejecución de una línea política o bien su fin. O una aprobación de lineamientos generales y, al mismo tiempo, insatisfacción con el modo de aplicación. Ocurre que el nexo que vincula el deseo con la búsqueda de certidumbre es complejo, y el éxito de una campaña electoral tiene mucho que ver con encontrar el camino correcto entre el deseo de los electores y la oferta de condiciones de confiabilidad que pueda contenerlos.
En nuestra última encuesta de opinión pública de alcance nacional, realizada en junio pasado con una muestra de 1200 casos, observamos que la demanda de cambio tiene fuerte consenso y se impone nítidamente sobre la de continuidad, tanto en aquellas políticas públicas, ejes del relato kirchnerista , como en los estilos de gestión característicos del Gobierno.Las demandas más fuertes de cambio y donde se pone de manifiesto un importante consenso negativo las obtienen las políticas de seguridad (88,5% de rechazo), el rumbo de la economía (83,6%), el reclamo de transparencia de los actos de gobierno y el estilo de gobernar (74%) o la relación con el Poder Judicial y el Congreso (76,4%). Pero existen también demandas de cambio -aunque de relativa menor intensidad- en las políticas sociales (56,8% de rechazo), la política de DD.HH. (53% de rechazo) o la ley de medios, todas ellas emblemas políticos de la gestión K. Estas últimas, sí, son posiciones que polarizan claramente a la sociedad.Lo que hoy resulta insoslayable es que, en promedio, tomando todas las políticas y los aspectos de la gestión de gobierno que fueron evaluadas, el peso estadístico de quienes demandan un cambio es de más de dos tercios (68%), mientras que el de quienes demandan continuidad es del 28%.El análisis de las tendencias de intención de voto por candidatos, según la inclinación por la continuidad o el cambio de políticas y aspectos de la gestión de CFK, muestra un panorama con variaciones interesantes que reflejan el entramado complejo de la arquitectura político-electoral.Los electorados de Macri y Massa tienen perfiles casi idénticos: tres de cada cuatro se pronuncian por un cambio respecto de políticas y estilos de gestión del actual gobierno.Entre quienes expresan la voluntad de votar a Scioli , la mitad aspira a un cambio y la otra mitad demanda continuidad.

 

Los perfiles de los votantes de Urribarri y Randazzo son idénticos: dos tercios se pronuncian por la continuidad y un tercio, por el cambio.

Los que están indecisos muestran también un perfil mayoritariamente favorable al cambio (70%).

Cuatro de cada cinco electores afines a Cobos , Carrió y Sanz se expresan por un cambio de políticas, bastante más alto en promedio que la voluntad de cambio que exhiben los votantes de Macri y de Massa, mientras que los votantes de Hermes Binner muestran una demanda de continuidad algo más alta (uno de cada cinco) que el resto de los dirigentes de UNEN.

Un tópico fuertemente extendido en los análisis políticos preelectorales es que las demandas ciudadanas de un importante sector de la sociedad se articulan hoy alrededor de esas dos opciones: continuidad con cambio o cambio con continuidad. Según este enfoque, el éxito electoral sería obtenido por aquel dirigente político que más eficazmente administre esta ecuación. Sin embargo, el tema es más complejo. En primer lugar, “cambio” es un término subjetivo y políticamente polivalente. En la lucha política, es un significante vacío que no tiene por sí mismo especificidad programática y puede adoptar diferentes contenidos, orientaciones e intensidad.

Por tomar un ejemplo: en la campaña de Barack Obama de 2008, el significante “cambio” fue una de las principales y más eficaces piezas de su estrategia retórica. Ese concepto recogía una demanda insistente del electorado estadounidense y fue desplegada en múltiples eslóganes con diferentes contenidos: cambio en las políticas internas y externas aplicadas por G.W. Bush (“Eight years is enough”) o a la misma posibilidad de un primer presidente afroamericano (“American exceptionalism”), en el contexto de una propuesta dirigida a distintos públicos-objetivo (demócratas, republicanos desencantados, indecisos, afroamericanos, mujeres, jóvenes, universitarios, minorías étnicas).

Sin embargo, esa exitosa estrategia en el manejo de las demandas de cambio encarnadas por Obama resultó un estrepitoso fracaso en el caso del candidato opositor al presidente Santos, en la reciente elección presidencial de Colombia. Óscar Zuluaga, favorito para la primera vuelta, también había enarbolado la bandera del cambio como eje central de su discurso, respondiendo a lo que las encuestas señalaban como reclamo dominante en el electorado. Pero lo cierto es que, si bien la demanda de cambio estaba presente, Zuluaga se mostró ineficaz a la hora de canalizar esa pulsión en un contenido temático programático concreto que lo articulara y contuviera.

En el caso argentino, y a la luz de la preponderancia de las demandas de cambio que reflejan las encuestas, ¿de dónde surge la extendida convicción de que el éxito de toda estrategia para 2015 dependerá de una eficaz administración en la oferta electoral del doble juego entre continuidad con cambio, cambio con continuidad?

Se puede conjeturar que la idea de que existe hoy en la sociedad una demanda de continuidad, paralela a la demanda de cambio, responde al carácter fuertemente difuso, ambiguo, “líquido” (al decir de Zygmunt Bauman), que adquiere el concepto de cambio en la opinión pública. A diferencia de lo que ocurría en 1999, por ejemplo, cuando los contenidos que debía asumir la salida del menemismo eran claros y consensuados (mantenimiento de la convertibilidad + ética pública) -eje sobre el cual la Alianza construyó un exitoso posicionamiento electoral-, en la actualidad, no se presenta en la oferta partidaria una dirección definida de las transformaciones demandadas ni existe aún una fuerza en condiciones de tomarlo creíblemente a su cargo como oferta electoral.

Podría argumentarse que esto es producto, al menos en parte, de la ausencia de una alternativa electoral unificada y de una propuesta de cambio consolidada. Esa alternativa política debería intervenir en esta ambigüedad conceptual de las demandas y generar propuestas de cambio que no signifiquen negación o destrucción de programas o políticas que tienen aceptación. Y debería también proponer cambios profundos, no cosméticos, en los abordajes, estilos y valores puestos en juego.

http://www.lanacion.com.ar/1710483-cambio-o-continuidad-esa-es-la-cuestion-en-2015

”Un sector de la comunidad judía va a votar a Pino” 22/10/2013

NJ/JAI – La Lic. Graciela Romer, titular de la consultora Graciela Romer & Asoc., comentó en Radio Jai los últimos sondeos previos a las elecciones legislativas argentinas del próximo domingo y se refirió en especial sobre la polémica del candidato a senador de UNEN, Pino Solanas, quien “no recordó” haber firmado una carta contra Israel: “Afectó a la comunidad, pero hay mucha gente que, sin embargo, va a votarlo para que su voto se convierta en un freno al oficialismo”.

Continuando con el “affaire” de Solanas, afirmó que “lamentablemente el hecho de Pino no va a afectar su caudal de votos”, dejando en claro que lo que sensibiliza a la comunidad judía no tiene la relevancia que debería tener para el resto de la sociedad.

Romer, de larga trayectoria en materia de encuestas electorales, aseguró además que en Capital Federal, lidera cómodamente la candidata del PRO Gabriela Michetti, seguida por Solanas. En el ámbito de diputados, el Rabino Sergio Bergman (PRO) pelea el primer puesto con Elisa “Lilita” Carrió (UNEN), mientras que Cabandié (Frente para la Victoria) marcha tercero.

También explicó los números en la provincia de Buenos Aires, donde el Intendente de Tigre y candidato a diputado por el Frente Renovador, Sergio Massa, lidera y amplía la brecha con Martín Insaurralde (FpV) con respecto a las PASO (elecciones primarias) de Agosto.

Por último, Romer se refirió a la suba de imagen de la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner tras su operación de una colección subdural crónica que la mantiene en reposo absoluto: “Ha habido cierta simpatía e identificación con la situación que atraviesa. Igualmente, una cosa es identificarse con el dolor por la enfermedad y otra cosa es apoyar sus políticas. Va a haber claras señales de disconformidad con el cuadro de situación que atraviesa el país en temas como la inseguridad, inflación y las sospechas de corrupción que rodean a funcionarios de este gobierno”, finalizó.

Fuente: http://www.radiojai.com.ar/OnLine/notiDetalle.asp?id_Noticia=67967

_________________________________________________________________________

“Con Massa o Scioli, los empresarios creen que lo que viene es peronismo”

POR SILVIA NAISHTAT

Piensan que el intendente representa más autonomía. El gobernador es visto como un sostén de gobernabilidad.

Aunque la aparición de Sergio Massa no tuvo el recibimiento caluroso que el candidato imaginaba, los empresarios reunidos en el Coloquio de IDEA, que representan el 45% del PBI de la Argentina, lo observan como el emergente de la política que “pudo poner freno al gobierno de Cristina”. Y si Massa es el elegido en esta etapa, hay dudas sobre cuál será el favorito para 2015. Eso sí, dentro de las variables que puede ofrecer el peronismo.

La socióloga Graciela Romer lo puso en estos términos: “Los empresarios tienen como pensamiento dominante la inevitabilidad del peronismo en el post cristinismo”, le dijo a Clarín. Para Romer hay “un escenario de incertidumbre en el mundo de los negocios vinculado a la reacción que puede tomar el Ejecutivo, frente a lo que se estima como la pérdida de centralidad en la figura de Cristina”.

El ejecutivo de una multi, que solicitó el anonimato, compartió el informe que envía a la casa matriz en EE.UU. Allí señala que “el establishment celebra en Massa la posibilidad de una mayor autonomía respecto de las estructuras tradicionales del aparato del peronismo y de los sindicatos. Y en Scioli, su mayor capacidad para sostener la gobernabilidad por su poderosa relación con los gobernadores”.

Por cierto, la novedad en este encuentro fue un clima de libertad en las opiniones, todo un símbolo de la pérdida del temor a las represalias por parte del Gobierno. Un ejemplo fue el tema de la corrupción, que era tabú y del que en otras versiones del Coloquio se hablaba sólo en los márgenes. Esta esta vez ocupó parte de las discusiones.

En las conclusiones sobre el Coloquio se señala que es “masiva la concepción de que no se acepta la corrupción como un dato estructural con el que se deba operar resignadamente. Esta creencia abarca a las empresas extranjeras y nacionales”. Lo que puede parecer naif, es relevante ya que es la primera mención pública de IDEA sobre este tema.

A diferencia de otros calendarios electorales, los expertos también notan un cambio en la estrategia de las empresas. Jorge Cadenartori, del Grupo Managers, le explicó a Clarín que si bien se han frenado las incorporaciones de gente, hay un aumento de las prácticas en el interior de las empresas para mejorar la competitividad .

“Se nota la cautela y algún grado de incertidumbre sobre el rumbo de la economía. Pero también, una marcada preocupación para mejorar la eficiencia con inversiones en cada detalle para mejorar la productividad”, analizó Cadenatori.

Fernando Straface, director ejecutivo de CIPPEC, coincide. “Noto una conciencia de que no se puede trabajar solo para la rentabilidad y un sentido de corresponsabilidad, no en una posición de demandar al sector público, sino de sentirse parte del problema y de la solución. Hay una sensación de mayor apertura de sistema político, de un nuevo periodo donde se van a necesitar más ideas y acuerdos”, dijo.

En la cena de despedida hubo otra señal de los empresarios al poder político. Invitaron a Juan José Campanella, conocido por sus críticas inteligentes a la Casa Rosada. Campanella, en un reportaje realizado por Alfredo Leuco, celebró que Metegol acaba de traducirse al inglés y este lunes se estrena en Londres. Fue más aplaudido que los políticos.

http://www.clarin.com/politica/Massa-Scioli-empresarios-viene-peronismo_0_1013898682.html

____________________________________________________________________________

¿Qué efecto político puede generar la situación de salud de Cristina Kirchner?

 
Ante el estado de salud de la presidente Cristina Kirchner, quien por orden médica debe tener un mes de reposo por una “colección subdural crónica”, un equipo de analistas opinó sobre cuáles pueden ser los efectos políticos que la situación genera, en una nueva edición de 70.20.HOY.
Al respecto, la encuestadora Graciela Römer expresó: “La Presidente no es cualquier dirigente, y  en ese sentido esindispensable incremetar al máximo la información, porque la gente está angustiada”.
 
¿Quién va a conducir el país ahora? El kirchnerismo es un modelo muy concentrado, muy radial y muy personalista, por un lado. Por otra parte, en la línea sucesoria aparece el vicepresidente Amado Boudou, que tiene problemas con la sociedad, porque es uno de los dirigentes con mayor imagen negativa”, dijo.
 
Y agregó: “Se tiende a exagerar cuando se conoce una noticia así. Hay que entender que el cerebro de Cristina no está dañado. Hay una fuerte incertidumbre en la población vinculada a la conducción de este modelo, que hoy se ve condicionada a una suplencia, que en honor a la verdad, no tiene grados de consenso fuertes con la población”.
 
“¿Cuanto va a incidir esto? Yo creo que poco. Porque son elecciones legislativas no presidenciales”, completó.

_________________________________________________________________________

CFK’s health woes rock political landscape

Analysts see little effect in midterms but greater impact on succession process

President Cristina Fernández de Kirchner was resting at the Olivos presidential residence last night as key issues regarding the country’s leadership remained unanswered following news late Saturday that doctors had ordered her to take a month’s rest because they found blood on her brain from a previous head injury.

At press time, it remained unclear whether Vice-President Amado Boudou was now effectively in charge of the national government.

“We’re going to see what decisions will be made,” Buenos Aires province Governor Daniel Scioli yesterday told Radio Mitre.

Both Scioli and Peronist Party legal trustee Jorge Landau admitted they were “worried” by the fact that doctors had ordered the head of state to rest for a month, pointing out that the president had been leading an “intense agenda” until Saturday night.

Analysts largely agree is too early to measure the impact of Fernández de Kirchner’s medical condition and the fact that she will be leaving the campaign trail just three weeks before the midterm elections that will determine control of Congress, though some say an effect will be inevitable considering the country’s political leadership is trying to determine who can succeed the president when her term ends in 2015.

Once it became clear that the president’s condition was not life-threatening, the main question became how the news would affect the ongoing political campaign.

Analogías think-tank head Analía del Franco highlights that the president’s health woes comes at a time when she “was already improving her public image” following the August 11 primaries.

“Until now she has been showing a different behaviour — an attempt to dialogue with different sectors, economic measures (such as raising the income tax floor) and reaching the public with a number of interviews” that began airing shortly after the primaries, Del Franco told the Herald.

In an example of this newfound oppenness for the administration, the newspaper Clarín, which has been at odds with the government since the 2008 farming crisis, published its first interview with top Kirchnerite candidate in the Buenos Aires province Martín Insaurralde.

“As with any sickness, or situation of weakness, the population usually comes together and the level of animosity decreases,” the head of Analogías says. “However, the president had already decided not to be involved in the campaign. And opposition candidates (except dissident Peronist lawmaker Francisco de Narváez) decided not to campaign against the presidential figure, either.”

Political analyst Graciela Römer also toned down the potential implications of the president’s health woes.

“It certainly has an effect on the overall climate of public opinion — but I don’t think this effect will be specifically important this time around, as this is a legislative, not a presidential, campaign,” Römer told the Herald.

“Moreover, the president had become involved in several key districts during the first stage of this year’s election, but has already been away for a couple of weeks,” she added.

Plus, considering that polls have shown the president’s Victory Front (FpV) has not been able to win support following the paso, the medical episode “is not going to change substantially, for better or worse” the poor results the national government had in August in the country’s main electoral districts.

‘May produce a great change’

Not everyone agrees that the event should be minimized though considering how much of the government’s power is centred around the president.

OPSM consultancy head Enrique Zuleta Puceiro claims there could be “a great change” over the next few years .

On one hand, Zuleta Puceiro says, “these cases are not impossible to handle and there’s not, in principle, any kind of operations problem — the Constitution foresees these types of situations and democracy is full of examples of vice-presidents temporarily acting as presidents.”

But that does not mean that change, even if temporary, is seamless.

“The problem,” the consultant explained to the Herald, “is the concentrated-power model of Kirchner.”

In other words, how will the national government combine its “succession problem” — in the middle of a campaign and three weeks before a “decisive election” — with the concerns over the president’s health?

“In this uncertain scenario, question marks arise over Fernández de Kirchner’s role from now on,” Zuleta Puceiro explained.

‘too early to tell’

But analyst Ricardo Rouvier insists it is still too early to give any type of political diagnosis.

“All we know until now is that we’re facing a presidential sick leave and a formal agenda that will be led by the vice-president. I don’t think the campaign will change dramatically,” Rouvier tells the Herald.

“Knowing Cristina (Fernández de Kirchner), it’s very likely that she will continue to handle power even though she’s formally on sick leave,” Rouvier adds.

Still it seems to be a matter of time before Vice-President Amado Boudou will be in charge of the Executive Branch, marking his return to centre-stage after several weeks — if not months — of displaying a secondary role in the government due to a decision by Fernández de Kirchner herself.

The decision to lower Boudou’s profile came after the uncovering of a political scandal over the Ciccone Calcográfica, a printing company that has reportedly been led by people connected to the vice president.

Boudou already remained as acting President once in January 2012, when Fernández de Kirchner recovered from a thyroid surgery. Back then, Boudou did not make any big decisions and stayed out of the spotlight. The same strategy is likely to be followed this time around.

“Boudou will likely perform a ceremonial role and be in charge of formalities,” Rouvier said. “I don’t think Fernández de Kirchner will take 30 days off without being in charge of the government.”

Herald staff – http://www.buenosairesherald.com/article/142363/cfk%E2%80%99s-health-woes-rock-political-landscape

_________________________________________________________________________

Para los consultores las medidas que tomó el Gobierno no impactarán en la elección

(CRONISTA COMERCIAL. VIERNES 20 DE SETIEMBRE)

Dudas respecto al efecto electoral que tendrán la suba del mínimo de Ganancias, los cambios en los topes del Mono tributo y los movimientos en materia de seguridad

por BERNARDO VÁZQUEZ Buenos Aires

La cuenta regresiva rumbo a las elecciones del 27 de octubre ya marca 37 días, pero de alguna manera, la carrera final comenzará este domingo, cuando se oficialice el inicio de la campaña electoral. Tras la instancia previa de las PASO, los principales consultores analizan en El Cronista cómo será el escenario de cara a las generales y de qué manera repercutieron los resultados del 11 de agosto.

Graciela Römer piensa que el impacto de las medidas “no va a hacer muy significativo” y argumenta esa impresión en el “malestar que tiene con el Gobierno el sector medio de la sociedad, que duda sobre cuán genuinas fueron estas decisiones”. Para Römer es importante considerar que con cambios de timón como estos “el kirchnerismo perdió una fortaleza, que era la capacidad de manejar la agenda pública, que ahora es fijada por Massa”. Los tres también creen que habrá que estar atentos a cómo recibe la opinión pública los cambios en Seguridad que promovió el Gobierno.

http://www.cronista.com/economiapolitica/Para-los-consultores-las-medidas-que-tomo-el-Gobierno-no-impactaran-en-la-eleccion-20130920-0083.html

_________________________________________________________________________

La consolidación de CFK en el poder y las elecciones de octubre

26-05-13 12:39 Sergio Berenzstein,  Artemio López y Graciela Römer hablan sobre el presente y futuro de la Presidenta.

¿Es posible que el Gobierno recupere la clase media?

Por Graciela Römer CONSULTORA GRACIELA RÖMER Y ASOCIADOS

El Gobierno llega a las elecciones de octubre y especialmente a su obligado paso intermedio, las PASO de agosto, en una situación difícil. Lejos quedó aquel 54% que le permitió niveles enormes de legitimidad para tomar decisiones poco felices pero sin embargo aceptadas por la oposición tanto en materia económica, fiscal y aún políticas.

Hoy se enfrenta con una situación económica y fiscal en dificultades, una opinión publica que sigue clamando por acciones que pongan límite a la violencia delicuencial, controle la inflación y dé señales de políticas que reactiven la generación de empleo.

A pesar de sostener un núcleo duro de adherentes de alrededor del 30-35%, un sector importante de clase media que contribuyó significativamente a alimentar ese 54% de octubre de 2011, hoy expresa niveles importantes de críticas. Este es un sector vital sin el cual parece difícil obtener una masa crítica de votos que permita no solo obtener una mayoría relativa sino alcanzar objetivos como la reforma constitucional tan ansiada por sectores más duros del cristinismo.

Se suma al clima preelectoral existente, el impacto que las denuncias sobre corrupción (sin respuestas explícitas por parte del oficialismo) tienen en el electorado de clase media y, no menos significativo de considerar, la posibilidad que ese eje –la corrupción– se convierta en un factor clave para coagular a una oposición fragmentada y poco creativa a la luz de la opinión pública.

http://www.cronista.com/economiapolitica/La-consolidacion-de-CFK-en-el-poder-y-las-elecciones-de-octubre-20130526-0005.html

_________________________________________________________________________

18/7/2013 

Las “preguntas sin respuestas” de un grupo de intelectuales

Clarín – 18/07/13 – 10:45

Un grupo de intelectuales y consultores, consensuaron un texto ante el 19 aniversario del “mayor atentado terrorista de la historia argentina”. Se titula “Preguntas sin respuestas”, lo firman Marcos Aguinis, Sergio Berensztein, Marcelo Birmajer, Pepe Eliaschev, Santiago Kovadloff, David Stalman, Graciela Römer y éste es su contenido completo.

“Angustiados tras 19 años de impunidad, un grupo de argentinos nos hacemos hoy preguntas para las que no tenemos respuesta. Solo tenemos interrogantes abiertos.

Este 18 de julio de 2013 no solo evocamos un nuevo aniversario del mayor atentado terrorista sufrido por la Argentina. No solo volvemos a mencionar los nombres de los 85 muertos. Sabemos, además, que, diecinueve años después, no solo no hay condenados: no hay siquiera un procesado.

Ciento cuarenta días han pasado desde el último 28 de febrero, cuando la Cámara de Diputados de la Nación votó la ley que le dio carácter de tratado internacional al memorándum de entendimiento con la República Islámica de Irán firmado por el Gobierno, que ya había aprobado el Senado. Dicha ley fue de inmediato promulgada por el Poder Ejecutivo.

En estos ciento cuarenta días, ¿qué hizo el Parlamento de Irán? ¿Qué acción concreta adoptó el Gobierno de ese país? ¿De qué sirvió este acuerdo, votado perentoriamente de urgencia y promulgado por dos de los tres poderes constitucionales de nuestro país? ¿En qué se avanzó? ¿Qué se consiguió? ¿Qué logramos?

Éstas son preguntas de todos para todos: para el Gobierno, para la sociedad y para la comunidad judía, incluida su actual dirigencia. ¿Qué haremos los argentinos con tamaña, tan prolongada y tan inadmisible impunidad?”.

http://www.clarin.com/politica/preguntas-respuestas-grupo-intelectuales_0_958104413.html


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s